Centro de estudios peronista José Armando Gonzáles - Ateneo: Nelly A. Moscheni de Gonzáles. Fundado el 08-10-2011.
  Relato de José A. Gonzales
 




RESISITENCIA  PERONISTA  EN  SAN  JUAN 

 

Relato  de    JOSE  ARMANDO  GONZALES  (88 años).

 

 

ANTES  del  Golpe

 

                                   Estábamos  en la C.G.T. local.

 

                                   Yo además era Director de la Escuela Peronista de San Juan, designado por el propio General Perón.

 

¿es cierto que Evita repartió armas a toda la CGT?

                                   Es mentira que estuviésemos armados. Evita había comprado en Holanda 5.000 pistolas, pero jamás llegaron a la CGT, estaban en la Fundación y Perón ordenó más tarde que se entregaran al Ejército.

 

 

                                   Cuando fue el levantamiento del Gral. Valle, vino a San Juan el compañero Armando Cabo de la U.O.M.,también pasó por esta casa, y con el compañero Miguel Guerrero, maquinista  de la Fraternidad, hicimos una reunión en el Dpto. Albardón en la casa del gringo Puerta, para poyar al Gral. Valle.  Esa organización corría por cuenta del Compañero Guillermo Barrena Guzmán.

 

                                   Nosotros estuvimos muy mal cuando fue fusilado el Gral. Valle y los demás compañeros, en ese fusilamiento, también asesinaron al Sargento HUGO  ELADIO  QUIROGA, que era sanjuanino del Dpto. de Valle Fértil.

 

                                   Cuando se largó la frase “No hay vencedores ni vencidos” Aquí en San Juan, el Dr. Alfredo Avelín dijo y salió en los diarios de la época, “aquí en San Juan, sí hay vencedores y vencidos”.

 

¿Se acuerda qué pasaba en San Juan en los meses antes de que triunfara el golpe?

                                   El Comando Máximo de la Revolución contra Perón estaba en Córdoba, con Videla Balaguer.

 

                                   Aquí como en todos lados había mucha incertidumbre, sabíamos que la cosa estaba fea.  Recuerdo que nosotros estábamos en la CGT, cuando llamó por teléfono el General Franklin Lucero, Ministro de Guerra o de Ejército de Perón, y dio la orden que debíamos parar la transmisión de Radio Colón porque estaba transmitiendo en contra de Perón. Fuimos a cumplirla varios muchachos entre ellos Cristóbal González, Gregorio Sosa (que era el secretario de Paulino Herrera, el entonces Secretario General de la CGT y Senador Nacional por San Juan). Llegamos a la base de la antena de Graffigna y al encargado de la cabina le exigimos que nos entregara el fusible de transmisión de la LV1, el pobre hombre asustado, y nos entregó el fusible.  Se paró la radio. Nosotros salimos corriendo con el fusible por el medio de la viña donde estaba la antena, hasta un ómnibus que nos estaba esperando en un callejón de la finca. Entonces fue que escuchamos que nos tiraban unos tiros desde la cabina en la base de la antena, y si no me equivoco, esos fueron los únicos tiros que sonaron en San Juan, con la Libertadora.

                                   Volvimos  a la CGT  y a la tarde,  le devolvimos el fusible en la sede de la Radio en el centro,  en la calle Mendoza casi Rivadavia, al gordo Cialela.

 

 

CAE  el  Gral.  PERON  - 16 septiembre de 1955

 

                                   Cuando se produce el derrocamiento, aquí en San Juan los militares rodearon el edificio de la CGT, apuntando cañones y ametralladoras todo el frente, desde la Estación San Martín del tren, y el lado sur que era un terreno valdío donde hoy hay un edificio.

                                   Habían apostado a los soldados sobre los vagones del tren, tirados cuerpo a tierra, apuntando las ametralladoras sobre el edificio de la CGT de Av. España (entre calles Mitre y Sta. Fe). A nosotros nos habían puesto contra la pared manos en alto.

 

                                   Desde Bs. As. El Capitán de Marina Patrón Laplacé, estaba a cargo de la CGT nacional y desde allí, mandó milicos interventores a todas las Delegaciones Regionales de las Provincias.

 

 

¿Usted estuvo preso por su militancia?

                                   Si estuve dos veces preso.

                                   La primera vez, fue al poco tiempo del golpe, vinieron a mi casa dos policías de civil, diciéndome que los acompañara que su comisario quería hablar dos palabritas conmigo, les dije que bueno y me llevaron a donde ahora están los bomberos, en la Av. Libertador y Caseros, ahí estaban los calabozos.  Cuando llegamos me pasaron derechito al calabozo, y nadie me dijo nada. Antes me quitaron el cinturón y los cordones de los zapatos y me mandaron al calabozo.  Cuando se cerró la puerta y quedé en ese oscuro, pensé que yo no había hecho nada más que luchar por mis ideales, así que pasado el primer momento, me acomodé  y me dormí profundamente hasta el otro día.

                                   Ahí me tuvieron 12 días.

 

¿Había otros presos de la libertadora?

                                   Sí también estaba Ruperto Godoy padre y el Dr. Collado, entonces presidente de la Corte de Justicia de San Juan, a quien le presté un peine para que se peinase, porque lo habían sacado de la cama y venía medio dormido y todo despeinado.

 

                                   Cuando se iban los jefes, los guardias eran amigos míos, los Negros Frías, guitarreros, y se ponían a cebarme mate y me cantaban “la del Tontal”, era una tonada criolla  más larga … que no se terminaba nunca, y hacían como que tocaban las guitarras.

 

¿cómo se organiza la Resistencia Peronista en San Juan?

                                   En lo que nos tocó a nosotros, estábamos en la CGT cuando cae Perón. Entonces los Trabajadores de la CGT local que no estábamos en cargos importantes, mandábamos uno o dos compañeros para formar los equipos de la Resistencia, que se reunían en casas privadas de alguno de ellos, o de amigos o parientes.

 

                                   Eramos un grupo sindical, que respondíamos al contacto militar de Guillermo Barrena Guzmán, que residía en Chile y se encargaba de mandarnos las directivas del Gral. Perón.  Otro de los contactos del Gral. era Jhon William Cooke, que estaba en Uruguay,  mi esposa, Nelly Moscheni de Gonzáles, viajó hasta Montevideo y se entrevistó con Cooke, trayendo las últimas directivas. Tambien había un contacto del Gral. en Paraguay,  pero no recuerdo su nombre.

                                   De hecho cuando la esposa de Cooke (Alicia Eguren) vino a San Juan, vino a esta casa,  luego se casó en Chile con Cooke y en el curso de los años, los milicos la tiraron viva al mar.

 

                                   Es decir que el Gral. Perón, tenía esas varias vías para enviar sus directivas secretas a sus leales, quienes las transmitían a los grupos organizados y probados de la Resistencia Peronista en todo el País,  porque a los tres contactos les mandaba las mismas directivas,  que a su vez se retransmitían entre los grupos de compañeros de la resistencia. Así sabía que seguro llegarían sus órdenes.

 

                                   También éramos saboteados cada tanto con mensajes falsos, que hacían circular los milicos, pero nosotros sabíamos que no eran del General Perón. Incluso hasta le  imitaban la letra,  pero por su contenido sabíamos perfectamente que eran falsos.  Lo que nos hacía poner atención en quienes los tenían o hacían circular.

 

¿descubrieron algunas vez infiltrados?

                                   Si, estando en una reunión ultrasecreta en Mendoza en Rodeo del Medio y cuando llegamos al local donde ya estaba la gente esperando para empezar la reunión, el Cro. Lucero, que era carnicero, señaló y descubrió que uno de los que estaba en la reunión secreta era miembro de la policía federal.  Al sentirse descubierto salió huyendo por la ventana y en la punta de la viña estaba una camioneta con señales de luces y en esa se disparó. O sea que estaba organizada la traición. Ante esa circunstancia, decidimos abandonar esa reunión.  Pero siempre era un riesgo.  Todas las reuniones y actividades eran un riesgo.

 

                                   Cuando el capitán Laplacé interviene nuestra Delegación Regional de la CGT, nosotros organizamos  paralelamente la que llamamos “la CGT Auténtica”, que era clandestina, porque la oficial la tenían los milicos.

 

                                   Cuando se dá el golpe el RIM 22 de San Juan fue leal a Perón  y fueron a Mendoza, pero de allá volvió el cnel. o capitán – no me acuerdo- Mario Fonseca nombrado interventor de San Juan, por haber dado vuelta el Regimiento.

                                   Este Mario Fonseca, fue después el tristemente célebre responsable de la noche de los lápices en La Plata, yo conocí a su hermano, Dn. Raúl Fonseca que era autoridad de la Escuela Superior Peronista en Bs. As., excelente persona.

 

                                   Así nuestro grupo de la Resistencia Peronista en San Juan, sólo hablaba con Guillermo Barrena Guzmán y San Juan debía obedecer al Comando de Mendoza.  Los mensajeros, hablaban sólo con Barrena Guzmán.

 

                                   Entre las actividades de nuestro grupo de la Resistencia tuvimos una Radio Clandestina, que hacíamos funcionar desde el Departamento de Albardón, en la casa del Petiso Rodriguez, una Radio de Bario. Los milicos usaban un goniómetro para saber desde dónde se hacían las transmisiones,  por lo que cada media hora cambiábamos la ubicación de la emisión.

                                   Yo le llamaba a mi suegra, Doña Nieves, que tenía teléfono y vivía en Concepción, un distrito del Departamento Capital de  San Juan,  para controlar la salida de la emisión y ella me confirmaba diciéndome que se escuchaba perfecto, todos los insultos a los golpistas.

 

                                   Era un armatoste que llevábamos en unos cajones, una radio vieja con válvula. Y con eso transmitíamos insultos a los militares del golpe todo el tiempo.  Lo gracioso fue que los milicos agarraron por error al gringo Puerta por charleta.  Pero tuvimos la suerte que nunca nos pudieron pillar.

 

                                   La resistencia se organizó en células de 5 compañeros cada una, y uno solo de esos 5 estaba en contacto con otra célula igual de otros 5 compañeros.  De esa manera, de tomar una célula,  sólo llegarían a prender a esos 5 y no a los demás.

 

¿cómo es la historia de la foto del Gral. Perón en la ventana de su casa?

                                   Ah ! Esa foto!   Por haber puesto esa foto, durante años a mi casa le llamaron  “La Casa de Perón”.

 

                                   Había salido el Decreto 4161, que nosotros llamamos el Decreto del Odio, que prohibía nombrar a Perón, cantar la marcha, tener fotos, libros, etc.

                                   Entonces fue que sobre una placa de aluminio, pegue y recorté el retrato del Gral Perón y lo puse en la pared de mi dormitorio que daba a la calle,  y en las noches lo iluminaba con un reflector.

                                    La gente pasaba y miraba.  Algunos venían a ver y se quedaban parados en la calle mirándolo al General que les sonreía desde la ventana alta.

                                   Varias noches los taximetreros  nos despertaban en plena noche,  a los bocinazos y gritos diciendo: ¡Gonzáles qué pasa que está apagado el General ?! y teníamos que prenderle el reflector. La gente lo veía a Perón sonriendo y se iban silenciosos y contentos.

 

                                   Lo curioso es que puesto el retrato del General en la ventana, iluminado a pleno para las fiestas, nunca nos dijeron nada, y eso que el Capital Mario Fonseca, vivía a la vuelta, en el Barrio Del Bono, y pasaba caminando en la noche de Navidad para ir a la Misa del Gallo en el Colegio Fray Mamerto Esquiú.  También él miraba la sonrisa gardeliana de Perón.

 

 

Cómo definiría Ud. A la Resistencia Peronista?

                                   Fue defender la Patria desde el punto de vista de los trabajadores, en especial. Por ejemplo, en la CGT estaba –como dijimos-  el Capitán Laplacé de interventor nacional con agentes interventores en todas las provincias,  entonces nosotros creamos la “CGT Auténtica”, que era clandestina,  nos reuníamos en cualquier gremio, no en el edificio de la CGT, porque estaban los milicos, y desde ahí acordabamos las líneas de acción sindical a seguir ante la reacción en contra de los trabajadores.

 

en qué consistían las directivas y órdenes que mandaba el Gral. Perón desde su exilio a los grupos de la Resistencia?

 

                                   En síntesis era una desobediencia total a lo que quería hacer el Capitán Laplace con los gremios de la CGT.

                                   También daba directivas en el orden político, porque aparecieron varios partidos políticos (Unión Popular, Partido de los Trabajadores, Tres Banderas y otros) y agrupaciones políticas, pero todos con un sentido peronista en el fondo. Algunos querían hacerse su kiosquito, a río revuelto ganancia de pescadores.

                                   Para los políticos las directivas consistían en seguir trabajando con la idea, la ideología peronista. Por ahí tengo una boleta de voto del Partido de lo Trabajadores donde yo era candidato a Vice Gobernador sin haber sido siquiera consultado, para las elecciones del año 1956.

 

                                   Creo que el único que aceptó hacerse cargo de una banca de diputado provincial en el año 1956, fue el flaco Enrique Fernandez de metalúrgicos.

                                   Eso  le costó que cuando fueron a San Luis, con Vandor, con el lema que ya tenían pantalones largos y no tenían que acatar más las órdenes de perón porque habían 18 años de espera, le dieron un paliza, dejándolo por muerto y falleció en San Juan, en el sanatorio.

                                   A vandor, lo ametrallaron dentro de su propia sede gremial en Capital Federal, atravesando varias filas de custodios, en el 3º o4º piso de la UOM y luego pusieron una bomba en su oficina.

 

 

                                   Qué diría para finalizar esta entrevista?

 

                                   Darle las gracias a Ud. Que se ha tomado el trabajo de realizar esta recopilación de hechos históricos de nuestra Querida Argentina..

 

                                   Y tal como dijera el 1º de junio de 2005:

 

                                   LOS GRANDES HOMBRES COMO FUE EL GRAL. PERON, NO MUEREN NUNCA.

 

PERON  VIVE  EN CADA TRABAJADOR DIGNIFICADO.

 

PERON  VIVE  EN CADA ORGANIZACIÓN SINDICAL DE PROFUNDO CONTENIDO NACIONAL.

 

PERON  VIVE  POR LA CONCIENCIA CREADA EN LA COMUNIDAD DE LA NECESIDAD DE PROTEGER LA FAMILIA, LA NIÑEZ Y LA ANCIANIDAD.

 

PERON  VIVE  EN CADA HIJO DE UNA FAMILIA TRABAJADORA QUE EGRESA DE LA UNIVERSIDAD COMO PROFESIONAL.  (Él eliminó el arancel universitario en Universidades Públicas).

 

PERON  VIVE  Y VIVIRA SIEMPRE EN LA PROPUESTA SALVADORA DE SU DOCTRINA HUMANISTA Y CRISTIANA.

 

PERON  VIVE  PORQUE NUNCA MORIRA EN EL CORAZON DE SU PUEBLO.

 

                                   Y quiere que le diga algo?

                            En esa etapa de la vida política del Movimiento Peronista que marcó la RESISTENCIA PERONISTA,  no recuerdo haber visto a ninguno de los hoy altos funcionarios del gobierno…

 

 

 

 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje:

 
  Hoy 9287 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=